economia y comercio tradicional programa atn/oc-10759-rg
linea Bolivia Chile y Peru Mundo Aymara
imagenes Links
Indice Alianza
boton
La Población Aymara
boton
La Lengua Aymara
boton
Síntesis histórica de la ocupación del Territorio y conformación de identidades étnicas.
boton
Dinámica Social en el Altiplano y la Cuenca del Titikaka: del Formativo a los Estados Regionales Tempranos.
boton
Los Conceptos del Ayllu y la Marka
boton
Conceptos relacionados con Trabajo Comunitario
boton
La Autoridad Originaria o Tradicional
boton
Usos Culturales del Territorio
boton
El Tráfico Caravanero
boton
El Trueque como práctica Social de Intercambio
boton
Las Ferias Tradicionales
boton
Rituales y Festividades

LA LENGUA AYMARA

Identifica una serie de grupos poblacionales hablantes de dicha lengua que compartían contenidos culturales pero mantenían autonomía política y administrativa, los cuales se encontraban diseminados en la cuenca del Lago Titikaka (Titicaca) a la llegada de los europeos. A estos grupos se les ha denominado señoríos, reinos, curacazgos, cacicazgos e incluso etnias.

Según Hardman, el Aymara, junto con el jaqaru y el kawki, constituyen la familia lingüística jaqi. A esta clasificación se opone Cerrón-Palomino, para quien el kawki es una variación dialectal del jaqaru y propone un Aymara central o tupino (jacaru y cauqui) y un Aymara sureño o collavino (norteño, intermedio y sureño) (Pottier).

De acuerdo con las evidencias arqueológicas y lingüísticas Hardman estima que los idiomas de esta familia se extendían por todo el Perú hasta Cajamarca desde donde los Aymara fueron desplazados hacia el sur en un periodo que se ubica entre los 400 y 700 d.C., es decir, la separación entre estos idiomas con su origen se dio al menos hace 13 siglos, aproximadamente. Al respecto, Cerrón-Palomino se inclina por la hipótesis de una distribución del Aymara circunscrita a los Andes Centrales desde el norte hacia el sureste del mismo.

En relación con lo anterior, Torero en 1972 propuso tres fases de expansión de la familia lingüística jaqui. La primera separación del tronco común se dio en el siglo V d.C.; se escinde nuevamente en el siglo IX, y, finalmente, un tercer periodo correspondiente a un proto-Aymara que surge unos pocos siglos antes del establecimiento del incanato (Torero) citado en (Briggs, 1976)). Así mismo, Torero plantea que eran cuatro las lenguas que se hablaban en el altiplano a la llegada de los europeos: Aymara (cuyos hablantes se distribuían en la región del río Pampas-departamento de Ayacucho en el Perú), Quechua (circunscritos a la costa y sierra centrales peruana), Puquina (practicado por la gente asentada en los Andes sur centrales-incluyendo la región de Tiwanacu) y Uruqilla (hablado principalmente en el área circundante al Lago Titikaka) (Rothhammer, et al., 2003).

De otra parte, respecto a la existencia o no de un origen común entre lenguas jaqi y Quechua los autores también presentan posiciones diferenciadas. Mientras que para Hardman no existe tal, sino una convivencia de 2000 años en los que las influencias en los dos sentidos son evidentes, para Cerrón Palomino no es un caso cerrado y futuras investigaciones serán las llamadas a precisar este aspecto.

Ahora bien, como región puede decirse que en la actualidad se extiende el Aymara desde el extremo norte del Lago Titikaka hasta el Salar de Uyuni, sur del Lago Poopó, al suroeste del Titikaka por los valles que descienden hacia la costa pacífica, y hacia el oriente por los valles subtropicales-yungas, no obstante su predominio es en la región altiplánica.

De acuerdo con el Instituto de lingüística y Cultura Aymara –ILCA, se estima que la población mayor de seis años hablante de Aymara es de 2 millones de personas, 73% de las cuales son bolivianos residenciados en el nor-oeste y la parte nor-central del país (particularmente en las ciudades de La Paz y El Alto, la zona lacustre del Lago Titikaka y la mayor parte del Altiplano), en el sur de Perú (en los departamentos de Puno, Tacna, Moquegua y Arequipa y toda la zona lacustre), en el norte de Chile (en la sierra fronteriza con Bolivia como en las ciudades de Arica, Iquique y Antofagasta), y la parte norte de Argentina (en la sierra jujeña y salteña, y en las provincias del mismo nombre), además de la población migrante en la ciudad de Buenos Aires (Instituto Linguistico y de la Cultura Aymara-ILCA, 2011).

Finalizando la última década del siglo pasado tanto Perú como Bolivia elevaron a nivel constitucional reconocimientos sobre derechos indígenas en el inicio de un camino largo por construir Estados pluriculturales y multiétnicos. Actualmente, en el primer país mencionado, mediante el artículo 48 de la Constitución Política se establece como idioma oficial del país junto al Castellano, el Quechua, el Aymara y demás lenguas aborígenes en aquellas zonas donde tengan predominancia. En Bolivia, el Aymara junto con el castellano y los demás idiomas de las naciones y pueblos indígenas originarios/campesinos son los idiomas oficiales de la república, siendo siempre el Castellano uno de los dos idiomas que debe ser empleado en su gestión los gobiernos plurinacional, departamentales y autónomos .

Por su lado, Chile se mantiene como un Estado Unitario en el que el reconocimiento del plurilingüismo se da mediante la Ley 19253 de 1993 , cuyo artículo 28, literal a. establece que el reconocimiento, respeto y protección de las culturas e idiomas indígenas contemplará, entre otros, el uso y conservación de los idiomas indígenas, junto al español en las áreas de alta densidad indígena.

1. Constitución Política 2009, Artículo 5, numerales I. y II.

2. La cual establece normas sobre protección, fomento y desarrollo de los indígenas y crea la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena -CONADI.

MUNDO AYMARA ----- AYMARAS SIN FRONTERAS Economia y Comercio Tradicional