economia y comercio tradicional programa atn/oc-10759-rg
linea Bolivia Chile y Peru Mundo Aymara
imagenes Links
Indice Alianza
boton
La Población Aymara
boton
La Lengua Aymara
boton
Síntesis histórica de la ocupación del Territorio y conformación de identidades étnicas.
boton
Dinámica Social en el Altiplano y la Cuenca del Titikaka: del Formativo a los Estados Regionales Tempranos.
boton
Los Conceptos del Ayllu y la Marka
boton
Conceptos relacionados con Trabajo Comunitario
boton
La Autoridad Originaria o Tradicional
boton
Usos Culturales del Territorio
boton
El Tráfico Caravanero
boton
El Trueque como práctica Social de Intercambio
boton
Las Ferias Tradicionales
boton
Rituales y Festividades

LAS FERIAS TRADICIONALES

Las ferias conocidas también como días de plaza, existen algunas de ellas desde antes y después de la colonia en diferentes lugares de los Andes siendo reconocidas tradicionalmente como espacios de intercambio comercial (vender y comprar), social y cultural, pues son espacios propicios para afianzar las relaciones socioculturales que implican establecer y ampliar alianzas, tejido y redes sociales, compadrazgo, encontrar pareja (o), incluso cursar invitaciones para participar en las labores comunitarias de cosecha en la puna y en las cabeceras de valle o pastoreo de ganado en el altiplano.

En Bolivia oficialmente fueron establecidas mediante el Decreto Ley No. 03501 de 1953 que autorizo el funcionamiento de los mercados rurales (khatus). Se caracterizan por la dotación de productos orientados al consumo, reflejan la dinámica de la economía campesina/indígena y siempre tienen entre sus objetivos vender determinado producto para comprar lo indispensable, satisfacer necesidades básicas, seguida de la maximización de ingresos.

La mayoría de las transacciones en estas ferias se realizan dentro de una economía de mercado aunque mantienen algunos elementos tradicionales, siendo el comportamiento de los precios regido por la libre oferta y demanda. Estas ferias además suelen constituirse en el origen de la cadena primaria para la comercialización de determinados productos y subproductos con destino a centros urbanos e incluso a otros países, como es el caso de la quinua.

Las ferias tradicionales pueden tener un carácter municipal (comuna, cantón de Marka), regional (departamento, provincia), e internacional (binacional, trinacional) y en ese sentido su convocatoria lo indica. También pueden ser de carácter rural o urbano como es el caso de las ferias semanales de Patacamaya, Caracollo y Challapata en Bolivia, o ferias de dinámica micro-regional de carácter rural que no ejercen mayor influencia generando simplemente una dinámica local, como es el caso de una infinidad de ferias mensuales o quincenales que se realizan en gran parte de municipios y comunas que hacen parte del Programa.

La ferias pueden ser de carácter internacional, siendo una oportunidad para realizar exposiciones y concurso de camélidos suramericanos, especialmente, competencias gastronómicas de platos típicos, exposición y venta de artesanías andinas, presencia de productores especiales e instituciones, promoción del turismo, actividades deportivas, cultura y folklore como son la danza y la música.

También pueden ser ferias tradicionales con un fin especifico como es el caso de las agropecuarias en las que sobresale un determinado producto (Expo feria anual agro ganadera, Exposición de camélidos suramericanos, otros), son ferias que por lo general se realizan paralelamente a la celebración de una fiesta patronal o aniversario municipal u otros.

Las ferias pueden ser de carácter diario, son el resultado de una economía de mercado donde predomina el uso dinero, como es el caso de las decenas de ferias “diarias” urbanas establecidas en mercados y mercadillos que se encuentran en La Paz, el Alto, Oruro Uyuni (Bolivia), Arica e Iquique (Chile) y Tacna y Tarata (Perú).

Otra cosa son las ferias de carácter semanal como las de Pisiga (Chile), realizada todos los sábados y especializada en la venta de productos agrícolas y artículos comerciales; las ferias de Challapata, Toledo, Toma Toma, Sika Ullami y la feria de La Joya en el departamento de Oruro; Uyuni, Tupiza y San Vicente, en el departamento de Potosí.

Ferias quincenales en Oruro como las de Untavi, Challa Cruz, Pacoyo, Caracota, San Francisco, Kasilla, Tarucachi y Curahuara de Carangas y en el Gran Lípez la feria de Llica.

Las Ferias Anuales que se caracterizan algunas de ellas porque coinciden con la celebración festiva del pueblo o el aniversario del cantón, dando como resultado una feria-fiesta o viceversa. En este tipo de ferias anuales casi siempre son importante las exposiciones de ganado semi-mejorado (ovino, vacuno, y porcino), que compiten, así como las exposiciones de trabajos artesanales, tal como se sucede en el Festival de Camélidos denominado “Jach’a Sajama por siempre” realizado anualmente en Curahuara de Carangas; o el caso de la “Feria Agropecuaria Artesanal e Industrial de Tacna” realizado en el mes de agosto y que cuenta con una amplia participación de agricultores y ganaderos de diferentes departamentos del Perú los que exponen sus mejores ejemplares en el concurso programado para tal ocasión; además, de participar en el remate de ganado, o las ferias anuales de Caracollo – Oruro (Bolivia) donde participan comerciantes rurales y urbanos, mañazos de ganado y ovino de El Alto, La Paz, Oruro, ranqueros y transportistas y se especializa en productos agrícolas como hortalizas, ganado vacuno, cerámica, artesanía y comida típica, especialmente con la carne de llama. Otras ferias anuales en el departamento de Oruro se celebran en Huari, Lequepalca, Paria y El Choro, que se especializan en ganado semi-mejorado, trabajos artesanales, culinarios y productos del agro.

En Chile la municipalidad de Putre organiza anualmente la "Feria Regional Andina" conocida como FERAN, dinámico encuentro que incluye intercambio cultural, comercial, tecnológico y económico de municipios y agentes de las localidades fronterizas del altiplano chileno, peruano y boliviano, cuya base común es la cultura Aymara.

En Vilacota (Tacna – Perú) todos los años se celebra una feria agropecuaria el día 12 de octubre donde se exponen los mejores ejemplares de camélidos suramericanos de la región a la vez que se promueve el mejoramiento de razas y los intercambios entre los productores.

Las Ferias Binacionales y Trinacionales que son consideradas ferias de gran interés para los productores pues permiten el intercambio de experiencias productivas, hacen converger en las mismas a distintos actores de la cadena productiva, sirven de vehículo para la comercialización y la generación de acuerdos de venta más duraderos y se exponen ante los visitantes de otras otros países, regiones.

Se destacan la feria dominical del Hito Tripartito, en la que participan las municipalidades Aymaras de Palca (Perú), General Lagos (Chile) y el Gobierno Municipal de Charaña (Bolivia). Realizada todos los días domingos donde se ofrecen productos y subproductos derivados de la ganadería camélida y bienes de primera necesidad, además de una serie intercambios culturales. Los comerciantes bolivianos ofrecen papa, chuño, coca, alcohol y frutas producidas y traídas de los valles centrales y acopian fibra de camélidos que la comercializan con los intermediarios de la ciudad de El Alto. Los comerciantes chilenos de llamas y alpacas ofrecen los derivados de los camélidos como la fibra y los cueros, además de frutas como manzanas y uvas.

Por su parte los comerciantes Aymaras que pertenecen a la municipalidad de Palca (departamento de Tacna - Perú), ofrecen verduras y frutas como peras, pan y sus derivados, frazadas, electrodomésticos (TV, equipo de sonido, celulares), repuestos de bicicleta, medicina veterinaria, vino producido en Tacna y el famoso maíz seco que se produce en Tarata.

En el mismo sitio se realiza también la Feria Anual Trinacional “Camélidos Sudamericanos Domésticos”, que corresponde a una apuesta de integración impulsada por las municipalidades Aymaras de Palca (Perú), General Lagos (Chile) y el Gobierno Municipal de Charaña (Bolivia). Tiene como propósito potenciar el desarrollo social de estos municipios, incrementar el mercado, intercambiar experiencias exitosas, desarrollar y potenciar y promocionar el turismo para fortalecer la economía de las comunidades de la región, dar a conocer las culturas y la idiosincrasia de los pueblos altiplánicos.

La Feria binacional de Colchane (Chile), realizada cada quince días los sábados en la frontera con Bolivia (Písiga Bolívar), atrae a gran cantidad de productores, comerciantes y también a contrabandistas. Se dice que antiguamente fue organizando de forma espontánea por pastores llegados del altiplano quienes caminaban largas distancias y utilizaban el trueque para intercambiar ganado por artesanías y productos de primera necesidad. Actualmente, se puede encontrar carne, fibra (lana) para su venta en crudo, artesanía de lanas y curtiembre, guano para los suelos agrícolas, pero sobresale la mercadería de contrabando de productos industriales procedente de Chile (electrodomésticos, ropa procedentes de Iquique y abarrotes provenientes de Bolivia a precios muy bajos).

La Feria Internacional Avaroa (Bolivia) y Ollangüe (Chile), que se realiza el último domingo de cada mes, cuenta con la participación de miembros de las comunidades San Pedro de Quemes, Chiguana, Pelcoya, Pajancha, Dieguillo, San Juan, San Agustín del lado boliviano y Ollangüe, Aucanquilcha, Carcote, Polan, Chela del lado chileno. Se presenta la producción agropecuaria campesina/indígena de la región (quinua), promueve la participación de los comerciantes rurales y la comercialización de productos manufacturados y de uso doméstico. Esta feria que también ha servido para mantener las interrelaciones comerciales que beneficien a la población en general, se considera por parte de sus autoridades que requiere mayor promoción y fortalecimiento para que tenga impacto a nivel departamental, nacional e internacional.

La Feria de intercambio de Hito Cajón o Portezuelo del Cajón (Bolivia) – San Pedro de Atacama (Chile), es considerada por algunos como una feria muy tradicional donde el sistema del trueque en las transacciones sigue siendo muy importante. Se realiza una vez al mes y cuenta con la participación de Quetana Chico y Quetana grande del Sud Lipes (Bolivia); Río grande, Machuca, San Pedro de Atacama, Toconao, Talabre, Camar, Socaire, Peine, el ayllu de Coyo, Solor y Sequitor (Chile), a ofrecer una variedad de productos. Se caracteriza por la variedad de textiles y frutas que ocupan un lugar importante dentro del intercambio.

La feria internacional de los Lípez –Expo Lípez, es considerada como un hito de desarrollo económico para la región donde productores de los 8 municipios pertenecientes a la mancomunidad Gran tierra de los Lípez participan, además de expositores de Argentina, Bolivia, Chile y Perú, principalmente. La feria es el nexo para que micro empresas posicionen sus productos, conformen una plataforma de negocios y servicios que promueve el desarrollo integral y productivo de la zona en base a la quinua real, derivados de la carne de llama, plantas medicinales entre otros, en el mercado internacional. La feria sirve para promocionar los recursos naturales y turísticos de la región como es el caso de los productos naturales “desiertos blancos” que procesa sal del Salar de Uyuni usada industrialmente en productos farmacéuticos, alimento para animales, cerámicas, detergentes, tinturas y textiles, tratamiento de agua, entre otros.

Otro tema relacionado con las ferias tradicionales de la región del estudio es la diversidad de productos y subproductos con identidad cultural (agrícolas, ganaderos y artesanales) que sobresalen sobre los productos de origen industrial y no industrial de distinta procedencia. Se encuentra una producción que en su mayoría es comercializada en estado original, es decir, sin haber sufrido ningún proceso de transformación o de darle un valor agregado, lo que explica las razones de la baja economía de los pobladores, puesto que los que aprovechan de esta situación por lo general son los intermediarios o rescatistas.

Por ejemplo, la oferta de tubérculos y verduras andinas, tales como chuño, Icariña, Bola Pucañawi, Kellu Camusa, maíz y harina de maíz, quinua, grano de haba seca, oca y el procesado llamado Q'isa, kawi, coca, yuca, ají, maní, frijoles, calabazas, etc.; la diversidad de mercaderías hierbas y plantas medicinales y de uso ritual, diversidad de ungüentos ofrecidos por expertos curanderos, plantas de sales que se acumulan en los márgenes de los ríos y ciénagas usadas como jabón, etc.

La quinua que es el cultivo mas importante en muchos de los municipios, comunas y cantones del área del programa y uno de los productos básicos de la subsistencia de la familia Aymara, su comercialización se realiza todo el año siendo considerado un rubro que permite el ahorro de las familias y por lo tanto, se lleva a las ferias y mercados cuando se necesita. Igualmente, se encuentran productos pecuarios tradicionales como lana en bruto o fibra de de llama que es destinada a la elaboración de sogas y artesanías; carcaza de oveja y llama, queso de oveja, cuero fresco y seco de oveja y llama, sebo, grasa del vientre de la llama o tujtuca (apreciada como medicina y elemento ritual), fetos de llama, sullis.

Otro de los principales productos pecuarios que se ofrecen en las ferias es la carne de camélidos y ovinos tanto de carne de llama fresca y carne deshidratada (charki), que por su valor nutritivo alcanza cada vez mayor demanda en los mercados.

Se encuentra también la gastronomía típica andina que ofrece variedad de platos como el charquekan, fricasé, chicharrón, ají de carne y muchos otros derivados de la carne de llama.

En tejidos y textiles con diseños y simbolismos de diferentes colores según el lugar de procedencia, se encuentra una gran variedad de productos con identidad como aguayos, lijllas, chulos, chompas, mantas, costales, hondas (warakas), sogas y capones, saquillos, chalinas, bufandas, medias, ponchos, phullus, chalecos, guantes, ch’ulus, cintas, gorros, certeras, mochilas, mantillas, etc., tejidos que son coloreados con tinturas naturales. Además de las artesanías de sal (llamas, joyeros, vasijas, portavelas, cubiletes), madera de cactus, lana, cuero, sombreros, llaveros, adornos y otros.

Actores de las Ferias de origen campesino/indígena: Se identifican en calidad de actores directos, los acopiadores de productos agrícolas y ganaderos, comerciantes rurales, ranqueros, mañazos, rescatistas, intermediario; y como actores indirectos, están los transportistas, vivanderos, vendedores de artículos de diversa índole, vendedores de las tiendas de comercio, combinando actividades rurales y urbanas, todos los cuales son descritos en el informe.

Con respecto a los roles que desempeñan hombre/mujeres en las ferias estos están relativamente definidos por actividad de una manera implícita, aunque la feria no define la actividad por genero es ante todo una relación de roles por familia y por individuo.

El tejido de relaciones que se configura en las ferias tradicionales pues es común establecer una compleja red social de vínculos y alianzas asociada a sistemas de parentesco (familia extensa), amistad, compadrazgo, reciprocidad y redistribución. Los productores articulan redes sociales con los intermediarios y los comerciantes, reproduciendo relaciones de reciprocidad asimétricas en términos económicos, a cambio de relaciones simétricas en aspectos sociales. Además, las ferias son un espacio de esparcimiento que permite a los jóvenes reunirse y establecer relaciones afectivas, confraternizar en actividades deportivas que afianzan los lazos de amistad entre los actores de los diferentes ayllus, cantones/comunas/municipios/comunidades, etc.

panoramica
MUNDO AYMARA ----- AYMARAS SIN FRONTERAS Economia y Comercio Tradicional